Por razones varias hemos decidido derivar las consultas al grupo de Facebook. Podréis seguir viendo al foro para leer los mensajes pero ya no se podrá publicar nuevo contenido. Gracias.
Ir a la web de Alba o Ir a las consultas en Facebook
AVISO IMPORTANTE: Este foro está cerrado.
Ha vuelto a despertarse por la noche
  • Gloria 09/08/2010

    Hola, tengo una niña de 4 meses a la que le doy solamente lactancia materna. Hasta ahora ha ido muy bien, ningun problema, cogia un montón de peso, todo estupendo, a  los tres meses empezó a dormir toda la noche de un tirón y aguantaba desde las 23 horas hasta las 9 de la mañana.
    A finales de julio empezó a despertarse una vez por la noche, y el 1 de agosto me vino la regla, por primera vez desde el parto. Pienso que esto ha hecho que me disminuya la leche porque sigue despertandose una vez por la noche para comer. Además este mes ha cogido solo 400 gr. cuando viene cogiendo cerca del kilo.
    Me preocupa que pueda estar perdiendo la leche, es mi segunda hija y a la primera justo a los 4 meses le metí biberón porque también parecía que no se quedaba satisfecha, y cogió menos peso, esta vez querría seguir hasta los seis meses con lactancia materna exclusiva, ¿Cómo lo podría conseguir? Tiene que ver la menstruación con que haya vuelto a despertarse por las noches?
     
     

  • RitaRita 10/08/2010

    Hola, Gloria
    Todo lo que explicas es bastante frecuente, y normal! Vamos por partes:
    Tu niña se despierta más por noche. Lo cierto es que todos los bebés se despiertan más a menudo a partir del tercer o cuarto mes. No lo hacen por hambre, sino precisamente porque están aprendiendo a dormir. Es la evolución normal de la adquisición del sueño adulto. Pero claro, si no lo sabes te asustas. Verás, los adultos tenemos cinco fases de sueño y una media de diez (¡diez!) microdespertares nocturnos, que se producen cuando cambiamos de una fase del sueño a otra. Lo que ocurre es que ya dominamos la técnica de dormir y no nos despertamos. A lo sumo, nos damos media vuelta, nos rascamos o estiramos la sábana. Y seguimos durmiendo tan ricamente. Los bebés, en cambio, nacen con sólo 2 fases de sueño, una muy ligera, otra muy profunda, y es precisamente a partir del tercer mes de vida cuando empiezan a adquirir las otras tres que les faltan. Pasar de una fase a otra, al principio, hace que se despierten porque no están acostumbrados. Por eso se despierta tu hija. La manera más fácil de tranquilizarla y que se vuelva a dormir ya la sabes tú: darle el pecho. Porque el pecho no es sólo alimento, es también consuelo, tranquilidad, seguridad, cariño... Y además la leche materna favorece la conciliación del sueño del bebé (porque contiene L-triptófano, porque al mamar el niño segrega endorfinas que lo relajan y lo predisponen a dormir) y del sueño de la madre (porque segrega prolactina y endorfinas que también la ayudan a volver a coger el sueño). Las tomas nocturnas son mucho más llevaderas si el bebé duerme con su madre en la misma cama, ya que esto le permite atenderlo y darle de mamar sin apenas despertarse (es típico preguntarle a una madre que colecha cuántas veces ha dado de mamar la noche anterior y que conteste "No lo sé", porque en realidad no se despierta del todo, sino que oye un gemidito, se gira, se levanta la camiseta y hala, vuelta a dormir). Todo esto, ni que decir tiene, favorece y facilita el descanso de todos.
    La regla: el que te haya vuelto no te ha reducido la producción de leche, porque tu hija seguía mamando cuanto quería. Es la demanda del niño la que condiciona la producción. A veces, cuando a la madre le viene la regla, hay bebés que protestan porque al parecer la leche cambia de sabor, pero por lo general la cosa se resuelve en un par de días, sin más consecuencias. Por ese lado, puedes estar tranquila.
    El peso: ¡cuántas madres quisieran estar en tu lugar! Un kilo al mes durante los tres primeros meses!!! Si siguiera engordando así, al año no caminaría,  iría rodando!  Lo normal es que el peso se estabilice, y los niños cada vez cogen MENOS peso, no más. El cambio suele notarse de forma más acusada hacia los tres meses, coincidiendo con otros cambios que afectan a la lactancia: los pechos están más blanditos, una vez pasado el "efecto Sabrina", el bebé hace tomas mucho más cortas que antes (en dos minutos de reloj pueden "pulirse" tranquilamente un pecho, se distrae o se pelea con el pecho, pega tirones... Y es bastante frecuente que todos estos cambios lleven a la madre a pensar que se ha quedado sin leche, ese mito tan extendido en nuestra cultura. No, señor. La leche no desaparece ni disminuye así como así... Mientras tu niña siga mamando a demanda, tendrás toda la leche que necesita. Debes confiar en ella. Te pego lo que dice la AEP (Asociación Española de Pediatría) sobre la crisis de los tres meses y el aumento de peso:
    Los baches de lactancia, la “crisis de los 3 meses”
    Es cierto que los bebés, de vez en cuando, a intervalos más o menos aproximados, a las 3 semanas, al mes y medio, a los 3 meses, tienen unos días "raros" en que están algo más inquietos, lloran más, duermen peor, se agarran al pecho y de repente estiran, lo sueltan, lloran, no duermen,... Posiblemente esto tenga relación con la maduración de su cerebro.
    En general, se habla de la crisis de los 3 meses describiéndola como un momento en el que:

    El bebé reclama mamar más a menudo (lo que la madre interpreta como que tiene hambre).
    La madre no nota el pecho tan lleno (lo que interpreta como que ella no tiene leche suficiente).

    El resultado es que en ese momento es muy fácil que se empiecen a dar biberones, lo cual no es la solución adecuada.
    Pero, en realidad, lo que ocurre es que:

    El bebé reclama más a menudo porque está creciendo (por eso se llaman también "baches o crisis de crecimiento") y esto hace que su apetito aumente.
    La madre no tiene los pechos tan llenos porque a esa edad la producción de leche de la madre se ha adaptado ya a las necesidades del bebé, ya no gotea, ni se tienen los pechos tan llenos, ni se nota tanto la subida de leche. Además, el lactante vacía el pecho con más eficacia, tarda menos tiempo y hace más rápida la toma.

    De modo que lo adecuado es intentar adaptarse al bebé. A lo mejor sólo necesita que lo tomen más tiempo en brazos, pero si pide más pecho porque necesita comer más, la solución es ponerlo más al pecho para que aumente la producción. Si en lugar de pecho le damos un biberón, esto no hará que aumente la leche y normalmente empeorará las cosas.
     
     
    Mi hijo aumenta poco de peso
    La preocupación por el peso es muy frecuente entre las madres lactantes, pero en la mayoría de los casos todo está funcionando bien y el niño está ganando adecuadamente. Tenga en cuenta que:

    La mayoría de las gráficas de peso y longitud de que disponemos actualmente están confeccionadas con niños que en su mayoría fueron alimentados con biberón y constituyen solo una ayuda orientativa ya que los bebés alimentados con leche artificial son más gorditos que los amamantados. La OMS ha confeccionado gráficas a partir de niños alimentados óptimamente al pecho que son más adecuadas para valorar el crecimiento de los lactantes. Están disponibles desde abril de 2006 en: http://www.who.int/childgrowth/en/
    Las gráficas se realizan a partir de datos estadísticos (son un “modelo estadístico”) por lo que la mitad de los niños normales están por debajo de la media. Es más importante la valoración clínica del niño: su aspecto, vivacidad, si moja 4-5 pañales diarios,...
    Es más importante la velocidad de crecimiento que el peso en un momento determinado. Ganancias aproximadas:

    0-6 semanas: 20 g/día
    menos de 4 meses: 100-200 g/semana
    4-6 meses: 80-150 g/semana
    6-12 meses: 40-80 g/semana


    El crecimiento del niño debe controlarlo el pediatra en la consulta. No es una buena idea pesar al niño a menudo en la farmacia porque puede inducir a error. Pasado el primer mes no es necesario pesar al niño cada semana, salvo circunstancias especiales por indicación de su pediatra.

     
    Creo que también podría serte muy útil leer los libros: Un regalo para toda la vida, de Carlos González, y Dormir sin lágrimas, de la psicóloga infantil Rosa Jové.
    Y aquí estamos para cualquier duda que tengas!
    Besos y enhorabuena por esa lactancia!
    Rita

  • Gloria 10/08/2010

    Muchas gracias, es que si fuera sólo una cosa, pero es que se me han juntado una serie de factores que apuntan todos a que la niña necesita algo más, eso es lo primero que me dice todo el mundo que ya va siendo hora de que le de algo más, y yo no quiero.
    La enfermera pediatrica me dijo el otro día que para que no se despierte (yo no la dije que me molestara ni nada de eso, si solo se despierta una vez) en una toma me saque la leche y le añada una cucharada de cereales sin gluten. Creo que no lo voy a hacer, o debería?
    En fin me siento algo más tranquila, a ver como evoluciona la cosa, ya os contaré.
    Besos

  • eulaliaeulalia 10/08/2010

    Buff, lo de los cereales por la noche para que duerma más es un mito urbano en el que hemos caído todas, al menos una vez, para descubrir a continuación que no sirve para nada.
    Si te paras a pensar hay algo básicamente absurdo en querer usar la comida para manipular el sueño, sin embargo continuamente todo el mundo te relaciona una cosa con la otra.
    También hay algo paradógico en el sueño infantil, nos empeñamos en que los bebes duerman como adultos (de un tirón varias horas seguidas) y para conseguirlo parece lógico provocarles digestiones lentas y pesadas. Pero es que en los adultos pasa el revés, acaso no se duerme mejor después de una cena ligera que de una copiosa? Es cierto que las digestiones copiosas producen sopor al principio pero luego  una no para de despertarse muerta de sed o algo por el estilo...........
    En fin que los bebés se despiertan porque es lo que toca a esa edad, en el libro de Rosa Jové que te ha recomendado Rita están muy bien explicadas las razones fisiológicas que lo provocan. También ponen menos peso entre otras cosas porque queman más calorías ya que están más despiertos y activos, ya verás cuando empiece a gatear o a caminar, todavía pondrá menos, 400g a los 4 meses no es poco, de hecho es más de lo que pusieron todos mis hijos a esa edad.

  • Gloria 11/08/2010

    Muchas gracias por vuestra ayuda. Voy a seguir como hasta ahora que creo que todo va estupendamente, lo que tengo que sacarme de la cabeza es que si antes no se despertaba y ahora si es por hambre, lo cual no es fácil cuando tooodo el mundo a mi alrededor me dice que si la niña ha cambiado de actitud al dormir no es por otra cosa que por hambre, es que la gente habla por hablar y lo malo que están convencidos de que tienen razón.
    Un saludo.
     

  • monmon 14/08/2010

    Hola Gloria,
    mi hijo (de 10 meses) lleva desde que nació despertándose cada tres horas aprox. Pero a veces dos y a veces una, o menos... y conozco a más bebés que lo hacen, pero como mi hijo siempre ha estado más bien "gordito", pues nadie me ha dicho que se despierte por hambre. je, je. Pero me dicen otras cosas, que si está mal acostumbrado, que le ponga el chupete...  como tú dices hablan por hablar, o por decir cosas que han oido siempre pero sin ser ciertas. Hay un montón de mitos sobre lactancia y crianza.
    Mi consejo es que hagas lo que creas que tienes que hacer. Y si dentro de unos días tu niña se va despertando más, pues ya ves que no será la única.
    Ánimos.
    Montse

Bienvenida, forastera!

Este foro ya esta cerrado.

Inicie la sesion Registrarse

En este debate

¡Novedades en el foro!

Ahora puedes guardar borradores, enviar mensajes privados o subir imágenes con Alba Fotos.